6 Causas de la inactividad áspera

El tablero de su vehículo es la forma en que su automóvil se comunica con usted. Le dice cuándo hay poco combustible, la velocidad a la que viaja e incluso le recuerda que debe ponerse el cinturón de seguridad. Hay otro indicador en el tablero que pocos de nosotros notamos, sin embargo, está ahí por una buena razón. Es el indicador RPM, también conocido como tacómetro, que mide la velocidad de revoluciones por minuto producidas por el motor. Mientras está inactivo, el motor completará aproximadamente 10 revoluciones o más por segundo. Debido a su gran velocidad, el medidor muestra los recuentos como múltiplos de 1,000. Un vehículo que está operando normalmente debe medir alrededor de 1,000. Cuando las RPM de un vehículo caen por debajo o son cada vez más altas de lo normal, especialmente si el automóvil vibra cuando está inactivo, algo no está bien.

¿Por qué vibra mi coche al ralentí?

Los motores que funcionan bien y funcionan en ralentí sin problemas indican que el combustible y el aire proporcionados al motor se están mezclando en las condiciones óptimas. Además, un motor que funciona bien es capaz de producir la potencia necesaria para operar sistemas vitales como el sistema de refrigeración, la dirección asistida, el aire acondicionado y el sistema eléctrico. El ralentí brusco es a menudo lo que hace que un automóvil vibre. Si su vehículo tiene problemas de ralentí que causan vibraciones inusuales o una sensación de lentitud, también conocida como ralentí brusco, considérelo un grito de ayuda de su automóvil. Le está diciendo que hay un componente que ha fallado o está a punto de fallar y debe abordarse pronto. Esperar demasiado tiempo podría dejarlo varado o atascado con reparaciones costosas. Los problemas de ralentí bruscos a menudo resultan en un rendimiento deficiente, poca economía de combustible, dificultad para arrancar, RPM altas o bajas, y pueden indicar problemas importantes del motor en el futuro.

6 Causas de la inactividad áspera

La mayoría de los vehículos de hoy en día, equipados con computadoras internas, tienen sensores que monitorean varios sistemas en todo el vehículo para garantizar que los sistemas funcionen normalmente. El sistema de emisiones, por ejemplo, monitorea la combustión del combustible y el sistema de escape para garantizar que el vehículo mantenga las emisiones adecuadas. Si el sistema falla y funciona más allá de los parámetros predeterminados o el vehículo experimenta un ralentí brusco, la computadora producirá un código que activará la luz de verificación del motor para que se encienda. Las causas más comunes de un ralentí brusco incluyen:

1. Inyectores de combustible sucio

Los vehículos de hoy son máquinas sofisticadas que están diseñadas para ser lo más eficientes posible en combustible. Una de las formas en que esto se logra es a través de inyectores de combustible de alta presión que dispensan la cantidad óptima de combustible en el cilindro del motor en el momento adecuado. Los inyectores de combustible están expuestos a altas temperaturas y presión de combustible y, con el tiempo, sus pequeñas boquillas, conocidas como pinzas, pueden obstruirse por el carbono que queda del proceso de combustión. Los inyectores de combustible obstruidos no pueden dispensar la cantidad adecuada de combustible necesaria para la combustión o el patrón de pulverización no logra crear una combustión exitosa, lo que resulta en un rendimiento deficiente y un ralentí brusco.

2. Bujías desgastadas, cableado de bujías y bobina de encendido

Razones por las que su automóvil vibra cuando está inactivo: bujías desgastadas

Para que el proceso de combustión tenga éxito, debe haber una chispa combinada con la mezcla de aire y combustible. Las bujías, su cableado y las bobinas crean el voltaje para encenderse en cada cilindro. Las bujías usadas o viejas se ensucian con los depósitos de aceite o carbono, lo que reduce en gran medida la potencia creada por la ignición. Al reemplazar sus bujías cada 30,000 a 50,000 millas, está asegurando una chispa suficiente en todo momento. Además, puede evitar daños a los electrodos, que pueden provocar daños significativos en el sistema de encendido. Además de los problemas del motor, los componentes de encendido dañados pueden causar ralentí brusco. Al igual que las bujías, con el tiempo la bobina de encendido puede comenzar a descomponerse causando fallos de encendido, una luz de verificación del motor y ralentí brusco.

3. Filtros de aire obstruidos

¿El coche no arranca? Podría ser un filtro de combustible obstruido

Mientras conduce por la carretera, el filtro de aire de su motor atrapa todo tipo de contaminantes que podrían ser dañinos para su motor. Con el tiempo, estos filtros se llenan de polvo, suciedad y otras partículas que impiden el flujo de aire adecuado que se necesita para agregar a la mezcla de combustible para la combustión. La escasez de aire hace que el vehículo funcione "rico" y puede resultar en un ralentí brusco, así como un aumento en el consumo de combustible.

4. Fuga de vacío

Las mangueras debajo del capó de su automóvil ayudan a crear un vacío para el aire y el combustible junto con la ayuda de un acelerador que regula la velocidad del motor y el flujo de aire y un vacío en el colector de admisión. Con el tiempo, especialmente en Arizona, estas mangueras de goma se desgastan e incluso pueden desarrollar fugas. Cuando se introduce demasiado aire en la mezcla de combustible, el motor comenzará a fallar, causará ralentí brusco y un aumento en las RPM.

5. Sensor de oxígeno

El sensor de oxígeno es parte del sistema de emisiones para medir cuánto oxígeno hay en el escape. Esta información se traduce a la computadora del vehículo para ayudar a calcular la proporción ideal de aire y combustible para el proceso de combustión más eficiente y limpio. Con el tiempo, la exposición constante al calor, los depósitos de carbono o la edad puede hacer que el sensor falle. Cuando el sensor de oxígeno falla, la computadora del vehículo recibe información inexacta y puede hacer que el motor funcione demasiado rico o demasiado delgado, lo que resulta en condiciones de ralentí difíciles.

6. Soportes del motor

Los soportes del motor mantienen el motor conectado al automóvil. Los soportes débiles o rotos no pueden mantener el motor apretado en el compartimiento del motor y crean una vibración al ralentí. Si la sacudida disminuye cuando el automóvil está en punto muerto, esto podría indicar que los soportes del motor son responsables de las vibraciones.

Obtenga una opinión profesional

Si bien los inyectores de combustible sucios, las bujías, los cables, los filtros de aire, las mangueras o los sensores pueden ser la causa de su problema de ralentí brusco, un técnico calificado deberá inspeccionar el vehículo para determinar la causa. Además de los componentes anteriores, el técnico comprobará:
  • Sensor de posición del acelerador
  • Sensor de flujo de aire Mas
  • Válvula de control de aire en vacío
  • Sensor de temperatura del refrigerante del motor
  • Junta de culata para fugas
  • Sistema de control de emisiones evaporativas
  • Válvula de mariposa
  • Mal funcionamiento de la bomba de combustible
El ralentí brusco no es una función normal de un vehículo. Si su vehículo experimenta vibraciones inusuales, temblores o ralentí deficiente, lleve su vehículo a un técnico de confianza para una inspección y reparación en Carro al día.
POPULAR
NOTICIAS RELACIONADAS