El coche tiembla al conducir a más de 70 mph

Un vehículo que tiembla puede ser inquietante para cualquier conductor. Algunos síntomas son tan sutiles que solo se notan a velocidades superiores a 70 mph. A diferencia de la mayoría de los problemas de desgaste del automóvil, los problemas de vibración pueden ocurrir tanto en vehículos viejos como nuevos y pueden no deberse necesariamente a negligencia o uso excesivo. Por lo general, los temblores y bamboleos provienen del volante o del pedal del freno y progresan con el tiempo si se dejan desatendidos. Las piezas desgastadas y los mecanismos disfuncionales de aire-combustible también son culpables comunes. Cualquiera que sea la causa, es mejor resolver el problema desde el principio antes de que empeore. Aquí hay 20 razones comunes por las que un automóvil tiembla cuando conduce a más de 70 mph:
  1. Neumáticos desequilibrados
  2. Ruedas desalineadas
  3. Desgaste desigual de los neumáticos
  4. Desgaste de la rueda
  5. Sistema de frenos defectuoso
  6. Piezas desgastadas
  7. Baja presión de los neumáticos
  8. Resonancia en el escape
  9. Motor hambriento
  10. Tren motriz con exceso de trabajo
  11. Componentes de suspensión en mal estado
  12. Malas articulaciones CV
  13. Ascensores excesivos
  14. Bujías o cables de bujías defectuosos
  15. Manguera de aire o vacío desconectada
  16. Octano de gasolina incorrecto
  17. Lodos del motor
  18. Conducción brusca
  19. Mala mano de obra
  20. Marca del vehículo
Este artículo cubrirá muchas de las razones comunes de la vibración en todo el vehículo y sus diferentes componentes. Asimismo, descubrirá que algunas de estas causas indican una pérdida de potencia o un servicio desordenado. Esta lista debería darle un resumen completo de lo que debe considerar al determinar por qué su automóvil tiembla cuando conduce a más de 70 mph.

El automóvil tiembla cuando se conduce a más de 70 mph

Persona que conduce un vehículo en la carretera

1. Neumáticos desequilibrados

Los neumáticos desequilibrados hacen que un vehículo vibre a velocidades más altas (dentro del rango de 50-70 mph) y tenga un patrón de desgaste ahuecado o festoneado. Estos neumáticos generalmente tienen una sección que es más pesada que la otra. Golpear baches, juntas de expansión de puentes y bordillos resulta en neumáticos desequilibrados, que podrían derribar el peso de una rueda, causar una burbuja en la pared lateral o abollar una llanta. El daño del neumático resulta en vibración en el volante y a través del asiento y el piso. La vibración que se siente en el volante indicaría neumáticos delanteros impactados, mientras que la vibración a través del asiento o el piso apuntaría a los neumáticos traseros. Evite equilibrar los neumáticos en casa. Este proceso requiere el uso de un equilibrador de ruedas computarizado para medir el desequilibrio y determinar los pesos adicionales necesarios para corregir el problema.

2. Ruedas desalineadas

Otra razón principal por la que un automóvil tiembla cuando se conduce a más de 70 mph son las ruedas desalineadas, lo que podría suceder al golpear un bache, por ejemplo. La alineación de las ruedas, que implica el ángulo en el que las ruedas golpean la carretera, resolvería este problema. Sin embargo, ciertas condiciones indicarían la necesidad de una alineación de la rueda fuera de los problemas de sacudidas y mantenimiento regular, de la siguiente manera:
  • Desgaste desigual, severo o rápido de los neumáticos
  • El volante se inclina hacia un lado cuando se conduce recto
  • Dirección ruidosa
  • Tirón constante hacia la derecha o hacia la izquierda
  • Neumáticos chirriantes
  • Después del reemplazo de neumáticos
  • Después de un accidente o un viaje casual fuera de la carretera
Hacer que su automóvil se someta a una inspección de alineación inmediatamente después de cualquiera de las condiciones anteriores aumenta la no ocurrencia de problemas de vibración. Dependiendo de la marca y el modelo de su automóvil, puede requerir una alineación de cuatro ruedas o una alineación de la rueda delantera (incluida la configuración de la inclinación, la puntera y la voltadura). Un mecánico profesional podrá alinear sus ruedas utilizando una máquina de alineación de ruedas.

3. Desgaste desigual de los neumáticos

Una correa rota o deslizada puede hacer que sus llantas vibren o reboten, lo que significa un desgaste desigual de sus llantas. Tener un vehículo nuevo no lo hace seguro de este problema, ya que es probable que los neumáticos de mala calidad se desgasten antes (incluso cuando son nuevos). Para determinar qué neumático necesita reemplazo, conduzca a velocidades de agitación y sienta la fuente de vibración. Si más del volante tiembla al conducir, es posible que deba reemplazar ambos neumáticos delanteros. Si siente el traqueteo más desde el asiento o el piso, debe cambiar ambos neumáticos traseros. En peores escenarios, es posible que deba reemplazar todo el caucho.

4. Salida de la rueda

Por definición, un desgaste de rueda se refiere a cualquier componente de un conjunto de rueda o neumático que no es perfectamente redondo. Es un problema de desequilibrio dinámico que resulta en bamboleos a velocidades lentas y traqueteo severo a altas velocidades. Un conjunto de rueda de neumático defectuoso puede incluir neumáticos con correas desplazadas o rotas. Use un indicador de desgaste de neumáticos (ver en Amazon), un equilibrador fuera del automóvil o un indicador de dial para verificar el desgaste radial y lateral. El centro de la banda de rodadura de un neumático es donde verifica el desgaste radial, mientras que el centro de la pared lateral del neumático es donde verifica el desgaste lateral. Asegúrese de hacer esto en una costilla lisa para obtener los mejores resultados.

5. Sistema de frenos defectuoso

Es posible que las pastillas de freno y las pinzas no tengan suficiente agarre, lo que provocará que los discos de freno se deformen con el tiempo. La vibración a través del volante debido a las pinzas de freno pegajosas y los rotores se hacen notables a partir de 45 a 50 mph. El temblor empeora cuanto más se acerca a 70 mph, acompañado de un olor a quemado cuando detiene su vehículo. El temblor de las ruedas causado por un problema con los frenos delanteros será más notable al frenar. Cuando los frenos traseros son el problema, sentirás la vibración en el pedal del freno. Para arreglarlo, vuelva a indexar el rotor una o dos posiciones de orejetas en el cubo, mecanize las piezas del freno o reemplácelas si están muy desgastadas.

6. Piezas desgastadas

Otras partes de su automóvil pueden desgastarse con el tiempo y causar vibraciones. Estos son amortiguadores, cojinetes de puntal superior, rótulas y extremos de tirantes. El desgaste en estas piezas generalmente se descubre durante la alineación de las ruedas y debería reemplazarse para rectificar el problema. Los rodamientos de rueda desgastados, por ejemplo, son fáciles de identificar, ya que hacen ruidos agudos de gemidos o moliendas. El uso de los extremos de las varillas hace que las ruedas de su automóvil oscilen.

7. Baja presión de los neumáticos

Además del bajo rendimiento del combustible, los reventones y el desgaste anormal de los neumáticos, la baja presión de los neumáticos también puede causar sacudidas del automóvil. Una excelente manera de mantener la presión de sus neumáticos es tener siempre un medidor de presión de neumáticos y un inflador con usted. Elevar la presión de los neumáticos aproximadamente 3 psi por encima de la recomendación del fabricante en climas fríos ayudará a mitigar la caída de presión de los neumáticos y mantenerla dentro del rango normal.

8. Resonancia en el escape

La resonancia puede ocurrir después de un cambio en el sistema de escape de un vehículo (cambiando el silenciador de serie o el tubo de escape con un diseño diferente) o un tubo doblado o mal ajustado. Sin embargo, puede confundirse con la vibración de la rueda. Dadas ciertas velocidades, las fluctuaciones naturales que ocurren en el escape pueden acumularse y crear un zumbido o resonancia. Del mismo modo, los pesos de ajuste típicamente unidos a algunos vehículos para amortiguar las vibraciones del chasis y el tren motriz, cuando se retiran, pueden provocar una sacudida del automóvil.

9. Motor hambriento

Para que un automóvil funcione sin problemas, su motor necesita obtener suficiente oxígeno, combustible y chispa. De lo contrario, las sacudidas y los temblores ocurrirán cuando su vehículo aumente la velocidad o retumbe dentro de un rango de velocidad específico. También notará vibraciones provenientes del compartimiento del motor. Inspeccionar las bujías e instalar un nuevo juego cuando sea necesario le permitirá detectar el problema. Además, asegurarse de que los filtros de combustible y aire no estén obstruidos o sucios y cambiarlos regularmente garantizará que el motor nunca se vea privado del combustible u oxígeno que necesita.

10. Tren motriz con exceso de trabajo

Un tren motriz sobrecargado generalmente causa un ruido de clic al girar. Un eje de eje CV defectuoso puede hacer que su automóvil tiemble mientras frena. El desgaste excesivo y el abuso de los componentes del embrague, el volante, la caja de cambios y la cremallera de dirección también provocan temblores. Esto último puede ser bastante complicado, ya que el volante tiembla cuando se conduce solo a 70 mph o más velocidades.

11. Componentes de suspensión en mal estado

Por lo general, las vibraciones ocurren dentro del rango de 50 a 75 mph. Pero si el temblor comienza a cierta velocidad y empeora por minuto, entonces los soportes desgastados del diferencial y la suspensión podrían ser la causa probable. Dependiendo del daño o de lo que tenga en su automóvil, a veces puede ser más económico reemplazar su vehículo por completo que reconstruir o reemplazar todo el sistema de suspensión.

12. Malas articulaciones de CV

Las articulaciones CV pueden ser difíciles de diagnosticar, especialmente en un vehículo de rueda trasera. Los problemas con las articulaciones CV internas generalmente ocurrirán bajo aceleración fuerte y carga pesada. Dependiendo de lo malo que sea, podría manifestarse como una vibración menor o una sacudida violenta. Por lo tanto, si su automóvil tiembla cuando conduce a más de 70 mph y sus neumáticos se revisan, entonces es posible que haya usado articulaciones CV o un problema peor del tren motriz. Si experimenta temblores a partir de velocidades de 40 a 55 mph, verifique si sus ejes delanteros están disparados.

13. Levantamientos excesivos

Un ángulo excesivo del eje de transmisión también puede causar vibraciones cíclicas y, por lo general, es el resultado de aumentar o reducir la altura de conducción del vehículo en más de varias pulgadas, como 4×4 camiones que se han elevado demasiado con un kit de elevación. Cuando una junta en U está en ángulo, la geometría fuera de norma de la junta induce vibraciones en el eje. Esto significa que cuanto mayor sea el ángulo, más fuerte será la intensidad de la vibración.

14. Bujías o cables de bujías defectuosos

Las bujías sucias o sucias hacen que la presión interna del motor disminuya, lo que resulta en una pérdida de potencia y deja que los cilindros restantes compensen. A su vez, esto causa vibración o posible sacudida violenta. Primero notará un ligero rebote o una caída repetida en la aguja de RPM cuando el vehículo se detenga. Eventualmente, sentirá vibraciones mientras conduce. Puede atrapar un cable de bujía defectuoso desde el principio si su automóvil tiene un medidor de RPM. Del mismo modo, una bujía que muestra una acumulación oscura en la punta es un buen indicador de que las otras bujías también son malas.

15. Manguera de aire o vacío desconectada

Cuando las mangueras de aire o vacío se sueltan, se rompen o comienzan a tener fugas, el aire, el combustible y la chispa salen de la proporción adecuada con el motor. Cuando esto sucede, la falta de presión de aire hace que los sensores se confundan, lo que hace que el motor de su automóvil pierda potencia, falle, funcione de manera errática o vibre. Dicho esto, su filtro de aire y filtro de combustible deben estar bajo control, ya que desempeñan un papel vital en la entrega de energía. Reemplazar los filtros de aire es barato y fácil de hacer y debe hacerse periódicamente. Sin embargo, podría ser un caso diferente para los filtros de combustible (especialmente para vehículos con inyección de combustible), que pueden requerir mantenimiento si se encuentran debajo de la línea de alta presión debajo del automóvil y no debajo del capó.

16. Octanaje de gasolina incorrecto

El uso de variantes de combustible con una clasificación de octanaje más alta que la recomendada por el fabricante puede contribuir a la eficiencia del combustible y a emisiones más limpias, pero puede ser perjudicial para su vehículo. La gasolina de mayor octanaje se quema más lentamente que su contraparte de menor octanaje. Si su motor está clasificado para gasolina con un octanaje de 87, apéguese a él. De lo contrario, la incapacidad de su motor para quemar correctamente el combustible resultará en una potencia reducida, un mayor consumo de combustible y una posible sacudida del motor.

17. Lodo del motor

Cuando los depósitos de aceite del motor se acumulan, forman un lodo espeso, casi inamovible, que puede provocar pérdida de potencia, reparaciones costosas y sacudidas. De la misma manera, cuando el nivel de aceite es demasiado bajo, el motor no recibe la lubricación adecuada. Puede comenzar a vibrar antes de que pierda energía, se sobrecaliente o falle por completo. Cambie su aceite a intervalos adecuados específicos para la marca y el modelo de su vehículo para evitar esta situación.

18. Conducción brusca

La mayoría de los conductores odian admitirlo, pero han sido culpables de maltratar sus vehículos de una forma u otra. Ir más rápido de lo que se siente cómodo conduciendo, superar sus habilidades y habilidades, o ser brusco con el volante o las entradas del acelerador es más fácil de hacer que de prevenir. Combine esto con condiciones de conducción difíciles, y seguramente frenará su vehículo o atropellará algo duro en la carretera, lo que provocará vibraciones en el volante debido a una rueda o neumático dañado.

19. Mala mano de obra

Hay ocasiones en que los propietarios de vehículos experimentan el temblor de su automóvil después de que lo revisen, generalmente después de un reemplazo de neumáticos, alineación de ruedas o una calibración del sensor del cuerpo del acelerador. Si bien culpar a otros debería ser el último en la lista de cualquiera, un servicio deficiente no es imposible. Si la vibración no cesa después de que todo se resuelva, entonces puede ser hora de llevar su automóvil al mecánico para que vuelva a verificar su mano de obra.

20. Marca del vehículo

A veces, no es culpa de nadie que su volante tiemble al conducir. El traqueteo y el temblor que está experimentando podrían deberse a la falta de una pieza de la carrocería, el peso de su automóvil (puede ser súper ligero), su aerodinámica que causa resonancia o la corriente de aire que sale de los vehículos circundantes en la carretera. O podría ser que su vehículo simplemente no esté construido para altas velocidades. Los accesorios mal ajustados o los paneles de la carrocería también pueden causar traqueteo.

Cosas a tener en cuenta

Coche blanco conduciendo rápido
A continuación hay más cosas que puede hacer para lidiar mejor con las vibraciones del vehículo y evitar luchar con su volante en medio de la autopista:
  • Neumáticos. Compre neumáticos de buena calidad y asegúrese de inspeccionarlos cuidadosamente cuando su vehículo de ruedas vaya a mantenimiento preventivo. Al reemplazar los neumáticos, asegúrese de sacar su automóvil para una prueba de manejo rápida inmediatamente después para asegurarse de que los neumáticos nuevos no estén fuera de ronda.
  • Frenos. Incluir el servicio de pinza de freno y la inspección de las pastillas de freno durante el mantenimiento programado son especialmente importantes para los vehículos con más de 75,000 millas en su haber. Para los automóviles con bajo kilometraje, el servicio de frenos y la inspección ocurren durante la revisión del vehículo del 6º mes. Además, no confunda un freno de golpe con una vibración de neumático.
  • Patrones. Si su volante tiembla cuando conduce a velocidades de autopista, entonces la posibilidad es un rotor deformado. Si tiene un automóvil con tracción delantera y siente que toda su parte delantera está temblando, tal vez una de las articulaciones internas de CV tenga un problema. Si el temblor ocurre solo cuando está cambiando de carril a velocidades de 70 mph o más, considere revisar los rodamientos de las ruedas. Si la vibración ocurre solo cuando pisa el gas, entonces una barra de unión desgastada, una rótula, una fuga de junta del colector o juntas CV internas podrían ser las culpables.
  • Herramientas. Tener un escáner de diagnóstico OBD / OBD II (ver en Amazon) y prestar atención inmediata a las luces de advertencia del motor son medidas preventivas efectivas. Un escáner OBD decente de $ 25 le permitirá diagnosticar muchos problemas y evitar que gaste cientos de dólares en reparaciones que podría haber hecho usted mismo.

Conclusión: el automóvil se sacude al conducir a más de 70 mph

Para resumir, estas son las razones más comunes por las que un automóvil tiembla cuando conduce a más de 70 mph:
  1. Neumáticos desequilibrados
  2. Ruedas desalineadas
  3. Desgaste desigual de los neumáticos
  4. Desgaste de la rueda
  5. Sistema de frenos defectuoso
  6. Piezas desgastadas
  7. Baja presión de los neumáticos
  8. Resonancia en el escape
  9. Motor hambriento
  10. Tren motriz con exceso de trabajo
  11. Componentes de suspensión en mal estado
  12. Malas articulaciones CV
  13. Ascensores excesivos
  14. Bujías o cables de bujías defectuosos
  15. Manguera de aire o vacío desconectada
  16. Octano de gasolina incorrecto
  17. Lodos del motor
  18. Conducción brusca
  19. Mala mano de obra
  20. Marca del vehículo
Una simple visita al mecánico justo después de detectar oscilaciones ayudará a prevenir otras fallas mecánicas y reparaciones costosas. Además, el mantenimiento regular, la conducción cuidadosa y seguir las recomendaciones del fabricante pueden evitar las vibraciones del volante.
POPULAR
NOTICIAS RELACIONADAS