Transmisiones con cambios bruscos, resbalones o sacudidas

Cambio brusco o transmisión espasmódicaSi bien el motor de su vehículo puede crear la inercia para avanzar, la transmisión determina la velocidad en función del deseo del conductor y envía la potencia a las ruedas para mantener o aumentar la velocidad. Cuando las cosas funcionan bien, rara vez debe notar la transición entre marchas en una automática, especialmente si la transmisión es una CVT. Cuando la transmisión se sacude entre marchas o la transmisión está cambiando con fuerza, debe tomarse como una advertencia de que su transmisión necesita reparación. Cuando una transmisión está cambiando con fuerza o resbalando, es hora de una inspección. Una inspección realizada por un experto le dirá si una solución simple puede abordar el problema o si se deben realizar reparaciones importantes. Existen muchos síntomas que indican que la transmisión no está funcionando tan bien como debería. Los síntomas más comunes de los problemas de transmisión incluyen:

1. Transmisión deslizante

El deslizamiento ocurre cuando la transmisión se desliza de una marcha a la siguiente, en lugar de deslizarse suavemente como debería. El deslizamiento de la transmisión puede ocurrir de una o varias maneras, incluyendo:
  • Interrupción en la aceleración
  • Retraso o falta de marcha atrás
  • RPM extremadamente altas
  • Compruebe la luz del motor encendida
  • Olores quemados
  • Dificultad para cambiar de marcha
  • Cambio acompañado de sonidos extraños
Las causas de los resbalones de transmisión incluyen:
  • Fluido de transmisión bajo o quemado: el fluido bajo puede provocar sobrecalentamiento y una deficiencia en la creación de presión hidráulica que se necesita para acoplar los engranajes. Los niveles de líquidos deben ser revisados con frecuencia, ya sea por usted o por un técnico. Debido a que la transmisión es un sistema sellado, la pérdida de líquido generalmente está relacionada con una fuga. El líquido quemado se puede comparar con el olor de la tostada quemada y también parece quemado. El fluido quemado es causado por una transmisión sobrecalentada o una falta de mantenimiento, lo cual es una mala señal. Una vez que se quema el fluido, es posible que ya sea demasiado tarde, ya puede que la transmisión ya esté dañada.
  • Embrague defectuoso: tanto las transmisiones manuales como las automáticas utilizan una serie de embragues que ayudan a cambiar de marcha. Las transmisiones automáticas están equipadas con embragues en el convertidor de par que se bloquean a altas velocidades para evitar el deslizamiento, así como en otras áreas de la transmisión que pueden desgastarse o quemarse debido a la falta de líquido de transmisión.
  • Engranajes o bandas de transmisión desgastados: con el uso y el tiempo, es posible que los engranajes se desgasten. Cuando los engranajes no encajan correctamente, pueden crear una experiencia de cambio brusca. Del mismo modo, las bandas de transmisión que están vinculadas a los engranajes, en las transmisiones automáticas, pueden desgastarse o romperse con el tiempo y requerir reemplazo.
  • Dificultad con el convertidor de par: un convertidor de par recibe la potencia del motor y la convierte en par que la transmisión utiliza para enviar a las ruedas. Con el tiempo, los convertidores pueden desgastarse, impidiendo el flujo de fluido, lo que resulta en deslizamiento entre otros problemas.
  • Solenoide fallido : el solenoide es una válvula electrohidráulica que controla el flujo de fluido a través de la transmisión. El daño o la falla de este componente puede causar la liberación de demasiado o muy poco líquido en el sistema.

2. Cambio brusco o transmisión brusca

Un automóvil que está experimentando cambios bruscos puede tener problemas para acelerar, tener dificultades para cambiar de marcha o carecer de una transición suave. El cambio brusco a menudo se describe como una sensación sorda cuando el vehículo cambia de una marcha a la siguiente. Las causas de los cambios bruscos incluyen:
  • Fluido de transmisión en condiciones bajas o deficientes: es probable que los vehículos con poco líquido de transmisión o que operen con fluidos desgastados o contaminados experimenten condiciones de cambio difíciles. La falta de lubricación adecuada dentro de la transmisión puede causar varios problemas, incluido el cambio brusco. El fluido en su transmisión debe aparecer limpio, de color rojo claro y algo transparente.
  • Problemas de vacío: en vehículos más antiguos, la transmisión sabría cuándo cambiar en función de la asistencia de una válvula moduladora de vacío. La válvula determina la carga del motor a través de una manguera, llamada línea de vacío, que se conecta a la admisión, midiendo la cantidad de vacío dentro del motor. Una línea de vacío doblada, bloqueada o separada puede alterar la presión en la transmisión produciendo un cambio brusco.
  • Sensor defectuoso: muchos vehículos hoy en día están equipados con una gran cantidad de sensores que se comunican con sus computadoras internas, incluidos algunos que influyen en la transmisión para cambiar. Si los sensores no funcionan correctamente o no reciben los datos incorrectos, puede causar cambios bruscos. En algunos casos, el cambio brusco podría ser causado por un sensor que transmite los datos incorrectos del motor. Un sensor de velocidad fallido puede indicar que el vehículo está viajando a una velocidad más alta o más baja de lo que realmente es.

3. Engranaje retrasado (cambio de marchas retrasado)

El compromiso retrasado se define como la pausa o retraso en la respuesta que se necesita al cambiar de Park a una marcha en movimiento como Reverse o Drive. La duración del retraso puede ser tan rápida como unos pocos segundos y hasta un minuto. El retraso en el compromiso no debe ignorarse y es una señal de advertencia de que su transmisión necesita atención más temprano que tarde. Las causas del retraso en la participación incluyen:
  • Fluido de baja transmisión
  • Mantenimiento deficiente de fluidos
  • Solenoides de transmisión fallidos

Problemas de transmisión

Los problemas de resbalón, cambios bruscos y retrasos en el compromiso a menudo se deben a malas condiciones o falta de fluido de transmisión; Es por eso que es tan importante revisar y enjuagar la condición de su líquido cada 30,000 a 50,000 millas. Si experimenta alguno de los síntomas anteriores mientras conduce su vehículo y está acompañado por la luz Check Engine, haga inspeccionar el vehículo de inmediato. Ignorar la luz podría resultar en reparaciones costosas que de otro modo podrían haberse evitado.
POPULAR
NOTICIAS RELACIONADAS